102013abr
Accesibilidad universal y el diseño para todos

Accesibilidad universal y el diseño para todos


La discapacidad es una situación a la que en cualquier momento, cualquiera de nosotros puede verse abocado: accidente de tráfico, accidente cardiovascular, enfermedades…
No somos del todo conscientes de las dificultades que en su entorno, a veces por desconocimiento, y otras por descuido, provocamos a las personas que tienen algún tipo de discapacidad.
En las empresas, en las viviendas, en la vía pública: los espacios para maniobrar, las zonas de circulación, los pavimentos o las zonas de iluminación, puertas, ventanas, asientos, mobiliario, escaleras, ascensores, grifos, pomos, interruptores, señalizaciones, ordenadores, folletos… no acabaría de enumerar la cantidad de obstáculos que les ponemos, eso sin tener en cuenta cuando aparcamos en zonas de aparcamiento exclusivo para minusválidos, o en zonas de rebaje en la calzada.
La igualdad de oportunidades, la no discriminación, y la accesibilidad universal para las personas con discapacidad para los ciudadanos con especial dificultad debe ser una prioridad social. La legislación va avanzando en ello pero socialmente todavía no se ha integrado en el conjunto de la población.
Escribo esto con especial conocimiento ya que trabajo en un Centro de Rehabilitación Neurológica y convivo diariamente con personas con Daño Cerebral. Conozco las dificultades que les ponemos: físicas con barreras y obstáculos como las que he enumerado anteriormente; dificultades sociales al no ofrecerles un puesto de trabajo, de poder acceder libremente a locales de ocio por ejemplo y a verse, en muchos casos aislados de la amistad; y en otras ocasiones llega a la anulación porque ni siquiera pensamos en ellos, no tenemos empatía, no queremos verlos. Y no queremos porque en el fondo tememos vernos así.
Lamentable error. En el tiempo en el que he trabajado con ellos he descubierto o me he vuelto a plantear cosas. La vida de verdad la saben vivir ellos porque reconocen lo importante de lo que no lo es, y es una gran lección que me dan a diario.
La accesibilidad universal es un concepto que considera a la persona y su entorno como un todo: abarca la educación, el deporte, la cultura, los transportes, el ocio o la sociedad de la información, para conseguir que los ciudadanos, sin exclusión, podamos vivir de forma autónoma y en libertad en una sociedad más justa.
Por todo lo anterior creo que deberíamos hacer un pequeño esfuerzo para garantizar la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la accesibilidad universal, quizá, pensando un poco.

Julia Marciel

Subdirectora en CRENE