92012jul
Cuando la memoria de apaga

Cuando la memoria de apaga

El paso de los años, produce un deterioro físico y cognitivo. Para un correcto funcionamiento de la memoria, te facilitamos una serie de recomendaciones:


–       Debemos procurar tener un BUEN DESCANSO, solo si nuestro cerebro descansa nos responderá bien.

–       Realizar una actividad GRATIFICANTE todos los días, algo que nos guste.

–       Dar a diario un buen paseo de forma que mejoremos la circulación sanguínea general, y por tanto también la del cerebro.

–       Tomar una ALIMENTACIÓN RICA Y VARIADA (limitando las grasas), proporcionando a nuestro cerebro los elementos necesarios para que funcione correctamente.

–       Es muy importante DORMIR BIEN, lo cual no significa dormir mucho y para ello:


  • Debemos crear un hábito de levantarnos o acostarnos todos los días a la misma hora.
  • No es recomendable hacer comidas copiosas de difícil digestión antes de irnos a dormir, ni acostarnos recién cenados.
  • Evitemos todo tipo de excitantes al menos 4-5 horas antes de acostarnos (no solo café o té, sino también tenemos que intentar no tener discusiones o conversaciones muy emotivas).
  • Si algún día no conseguimos conciliar el sueño, no debemos permanecer nervioso dando vueltas en la cama, es mucho mejor levantarse y leer un poco, hacer una sopa de letras, ordenar un cajón…
  • Evitar las siestas y cabezadas largas durante el día.

 

Estimulación cognitiva


El cerebro es una máquina que cuanto más trabaja mejor funciona, pero este trabajo ha de ser positivo y constructivo:


  • No debemos darle vueltas excesivamente a las preocupaciones, ya que pensando largamente en ellas no se van a solucionar.
  • Las sopas de letras, crucigramas, jeroglíficos… Son buenos ejercicios para potenciar los procesos de ATENCIÓN (componente esencial de la memoria).
  • No dejemos que se pierda la IMAGINACIÓN, es un arma muy poderosa de la memoria.
  • Memoricemos de vez en cuando alguna poesía, canción, la lista de la compra…
  • La FLUIDEZ VERBAL es algo que podemos ir perdiendo con el paso del tiempo, por ello procuraremos leer algún libro que nos guste, el periódico o hacer ejercicios de palabras encadenadas.
  • Y siempre que tengamos la oportunidad, asistiremos a un grupo organizado de estimulación cognitiva, donde se trabajarán de forma minuciosa y personalizada todos estos aspectos.
Asunción Palomero