Esta fusión surgió desde la búsqueda de nuevas formas de expresión danzante, queriendo expresar lo sensual y elegante, y a la vez lo fuerte y energético. Está basada en los movimientos típicos de la danza oriental ( los shimmies, los camellos, los ochos, los círculos, los drops de la cadera…) los cuales se combinan con los movimientos y pasos fuertes, energéticos y exactos de la danza  funky-jazz y las danzas urbanas.

En esta clase aprenderás a conocer tu cuerpo, a controlarlo, a independizar cada una de sus partes. Infinitas posibilidades de movimiento que tienen tus caderas, tus hombros, tu pecho… y los demás beneficios que la danza oriental puede aportar a tu cuerpo, pero tu baile también tendrá fuerza, energía, movimientos originales y urbanos.

Es una danza fusión divertida, expresiva y diferente con la cual descubrirás que tus movimientos no tienen límite. Te liberarás y  divertirás.

En la clase es utilizan estilos de música variados: desde ritmos orientales hasta música actual y comercial. ¿Por qué ponerse limites?