52016oct
Ley de Dependencia: valoración y grados

Ley de Dependencia: valoración y grados

En esta entrada del blog queremos aprovechar para exponer a nuestros lectores algunos conceptos básicos pero de gran interés sobre la dependencia, dentro del marco de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia. Quizá, a priori, puedan parecer algo confusos los términos, por lo que trataremos de explicarlos lo mejor posible.

En primer lugar, debemos explicar que la Ley de Dependencia crea el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), que se configura como una red de utilización Pública que integra de forma coordinada, centros, servicios, públicos y privados.

Para entender esta ley debemos preguntarnos:

¿Qué es la autonomía?

Es la capacidad percibida de controlar, afrontar y tomar decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias.

¿Y qué es la dependencia?

Es el estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar las actividades básicas de la vida diaria como son:

  • El cuidado personal: asearse, lavarse y cuidar el aspecto personal; controlar las necesidades de micciión y defecación y utilizar solo el servicio; vestirse, comer y beber.
  • Las actividades domésticas básicas: realizar las compras y controlar los suministros y servicios, cuidarse de las comidas, limpieza, lavado y planchado de la ropa; mantenimiento de la casa.
  • La movilidad esencial: cambiar y mantener diversas posiciones del cuerpo; levantarse, acostarse, permanecer de pie o sentado; desplazarse dentro del hogar; desplazarse por el entorno; desplazarse por distintos lugares.
  • Las funciones básicas de tipo intelectual: reconocer personas y objetos; orientarse; entender y ejecutar órdenes y tareas sencillas.

SOLO LA IMPOSIBILIDAD O GRAVE DIFICULTAD PARA REALIZAR ESTAS TAREAS, LLEVARÁ CONSIGO EL RECONOCIMIENTO DEL DERECHO A LA PRESTACIÓN POR DEPENDENCIA.

¿Y cómo se valora la dependencia?

La valoración de la situación de dependencia se fundamenta en los informes de salud y del entorno habitual, y la entrevista personal de evaluación llevada a cabo por profesionales cualificados, valoradores, que aplicarán el baremo estatal de dependencia, junto con  otros instrumentos complementarios de valoración en los que se estimará la cantidad y tipo de ayuda que se necesite de otra persona:

  • GRADO I. Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar las ABVD, al menos una vez al día.
  • GRADO II. Dependencia severa: de dos a tres veces al día, pero no requiere la presencia constante de un cuidador.
  • GRADO III. Gran dependencia: varias veces al día, varias actividades, y necesita la presencia continua de otra persona.

En nuestro siguiente artículo, os hablaremos de los servicios y prestaciones, su cuantía y cómo adquirirlos.

Esperamos que esta información sea de interés para todas aquellas personas que tengan un familiar dependiente y necesiten informarse sobre el proceso de la Ley de Dependencia.



Comentarios

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *