242013jun
Los saquitos solidarios

Los saquitos solidarios

Los sacos de calor generan una rápida sensación de bienestar gracias a su efecto térmico y a la aromaterapia. Fabricados con una cuidada selección de semillas y hierbas 100% naturales, de aromas terapéuticos excelentes para el alivio de dolores musculares, contracturas, dolor de cabeza y un sinfín de usos saludables. También pueden ser utilizados para conseguir un estado de relax completo tras un largo y duro día de trabajo.

Las propiedades relajantes de sus semillas y la capacidad de moldearse fácilmente a cualquier superficie de nuestro cuerpo lo convierten en a herramienta más eficaz para lesiones articulares, dolores menstruales, abdominales, lumbares y de espalda, entre otros. También indicado para calentar tu cama o la cunita de tu bebé con la gran ventaja de que al no ser eléctrico, puede ser utilizado de forma segura.

Desde hace unos meses ya puedes adquirir en la recepción de CRENE, centro de rehabilitación neurológica, Charo Ariza, los sacos de calor por solo 10 € y estarás contribuyendo a la campaña solidaria de la Fundación Avata de ayuda al accidentado. Con este donativo estarás colaborando en la campaña de sensibilización de educación vial infantil. ¡Con tu aportación se pueden salvar vidas!

Varios son los usos que les podemos dar a estos sacos naranjas, que son perfectos tanto para utilizarlos en el día a día como para hacer un regalo a un ser querido, te lo agradecerá.

Las terapias a destacar con los sacos solidarios son:

1) Terapia de calor:

Usada para artritis, dolores de espalda, bursitis, cólicos, dolor de oídos, tendinitis, sinusitis, tensión en cuello, dolor cervical, desgarros, recuperación de esguinces, dolor menstrual, etc. Calentar en el microondas en tramos de 1 minuto un máximo de 3 minutos. En horno a 180º durante 10 minutos envuelto en papel de aluminio.

2) Terapia de frío:

Usada para jaquecas, stress, inicio de esguinces, dolor dental, moratones, picaduras de insectos, varices, espinillas, ojos hinchados, quemaduras y efectos de trasnoche, golpes, etc.

Para aislar el saquito de la humedad, envolverlo en una bolsita de plástico, mantener en el congelador el tiempo deseado y aplicar en la zona deseada.

Precauciones:

No calentar más de lo aconsejable. No aplicar sobre heridas abiertas. No mojar. Guardar en lugar seco. Utilizar una vez al mes, como mínimo para eliminar la posible humedad.

Importante:

El uso de estos saquitos no pretende sustituir la ayuda profesional sanitaria ni tratamientos pautados por su médico.

Composición:

Lavanda y semillas de trigo.

¡Pon un saquito solidario en tu vida!

Redacción de Crene