trastorno de atención e hiperactividad

TRASTORNO DE ATENCIÓN CON Y SIN HIPERACTIVIDAD

 

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es una patología de origen neurobiológico, cuyos síntomas persisten en la edad adulta por lo que en la mayoría de los casos el tratamiento debe ser prolongado en el tiempo.

Para que una persona sea diagnosticada de TDAH se deben cumplir una serie de criterios: deben aparecer 6 o más síntomas de inatención y/o 6 o más síntomas de hiperactividad o impulsividad, de aquí es de donde surgen los tres subtipos de TDAH (tipo hiperactivo-impulsivo, tipo inatento y tipo combinado). Estos síntomas deben haber comenzado antes de los 7 años, aparecer en al menos dos ambientes, y deben suponer un deterioro de la actividad social, académica o laboral. Así mismo dichos síntomas no deben deberse exclusivamente a otra condición clínica comoun trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (p.ej., trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o a un trastorno de la personalidad).

Otros síntomas no nucleares del TDAH, pero que pueden cursan con él son: problemas en habilidades sociales, dificultades en el aprendizaje y fracaso escolar. Dificultad en las relaciones interpersonales, ansiedad, depresión, labilidad emocional, frustración y problemas en el control de la ira, sensación de fracaso y baja autoestima, problemas de sueño, abuso de sustancias, etc.

El tratamiento del TDAH esta destinado a reducir los síntomas propios del trastorno, los síntomas asociados y mejorar las habilidades de afrontamiento de los pacientes y su entorno. El tratamiento, en todo caso, debe ser diseñado individualmente por un especialista para cada niño y cada familia.

Independientemente del tratamiento farmacológico prescrito por el neuropediatra es imprescindible el tratamiento no farmacológico que consistente en:

Neuropsicología  paraestimular las áreas cognitivas más afectadas como lo son la atención selectiva, sostenida y dividida, la memoria de trabajo y la capacidad de organización, planificación, flexibilidad, autocontrol y supervisión.Entrenamiento de los padres en habilidades de modificación de conducta, intervención o apoyo en el colegio en las áreas donde el niño está más necesitado y entrenamiento en habilidades sociales.Cuando hay trastornos comórbidos, sobretodo depresión y ansiedad, es fundamental la psicoterapia individual con el niño, de tipo cognitivo-conductual.

Logopedia para intervenir en las dificultades que suelen presentar en tareas de lectura, escritura, cálculo y matemáticas, y otras dificultades comoproducción verbal excesiva, problemas en el mantenimiento del turno de intervención en las conversaciones, etc

En algunos casos también se requiere la intervención del fisioterapeuta ya que en ocasiones pueden aparecer asociados trastornos en el desarrollo psicomotor.

Y por supuesto es fundamental la labor de padres y profesorado  así como el trabajo conjunto de los mismos con todo el equipo terapéutico para ayudar a generalizar las estrategias a todo el entorno del niño, así como para mantener los logros obtenidos.

Asunción Palomero y Paloma López

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar