Día Mundial de la Enfermedad de Alzheimer 2018

La palabra Alzheimer cada vez está más extendida. Cada vez sabemos más sobre esta enfermedad silenciosa que se lleva poco a poco a nuestros seres queridos sin que se hayan ido realmente. Creemos saberlo todo sobre ella y sin embargo somos muchos los que no queremos ver o reconocer que nuestro familiar empieza a mostrar signos.

Todo empieza con pequeños olvidos, despistes, de los que la persona no es consciente. Algunos días no sabe en qué día vive. Otros, se desorienta brevemente en la calle cuando sale del barrio. A veces deja las cosas fuera de su sitio y es incapaz de encontrarlas más tarde, mientras que otras, lo localiza a la primera, pero parece no acordarse de alguna nimiedad que le contamos ayer. Su carácter se vuelve más rígido, o quizá demasiado desinhibido y nos desconcierta.

Todo ello son pequeñas pistas que nos indican que algo está cambiando dentro de nuestro familiar. No en todos los casos estos cambios preceden a la Enfermedad de Alzheimer. Como cualquier otro músculo de nuestro cuerpo, el cerebro también se resiente con la edad y comienza a atrofiarse de forma natural y sana, provocando cambios en el funcionamiento cognitivo, funcional y conductual de la persona. Estos cambios se convierten en déficits cuando comienzan a afectar a su autonomía, cuando empeoran significativamente en pocos meses. Es en ese momento cuando debemos sospechar que hay una enfermedad degenerativa detrás del envejecimiento natural, que podrá ser Alzheimer u otra enfermedad.

Es muy importante, no solo buscar ayuda cuando llegamos a este punto, de sospecha, si no también antes, con los primeros despistes. Todo lo que hagamos para estimular nuestro cerebro previene y retrasa el inicio de cualquier enfermedad degenerativa.

El primer recurso al que acudiremos serán los médicos, quienes nos ofrecerán un diagnóstico y un tratamiento farmacológico para enlentecer el proceso. Pero con esto no es suficiente. Hace falta mantener el cerebro activo y que reciba estimulación y apoyos de profesionales, Neuropsicólogos y Terapeutas Ocupacionales, que sean expertos en su funcionamiento.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar