Trastorno por deficit de atención e hiperactividad (TDAH) en Madrid

Se sabe relativamente poco acerca del  tratamiento del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) en preescolares. Un reciente estudio ha analizado los factores implicados en la intervención  con estos niños.

Se ha observado que existe una mayor eficacia del tratamiento cuando se realizan intervenciones psicosociales para responder tempranamente a las necesidades de los niños con TDAH, en especial cuando estas se encuentran enmarcadas en los modelos cognitivoconductuales y socioconstructivistas.

También se ha puesto de manifiesto la eficacia de los programas de entrenamiento a padres, tanto si se dan solos, como si están asociadas a intervenciones en la escuela y con los propios niños. Además la comunicación entre padres y profesores se muestra como factor determinante del éxito de dichos programas.

Otro aspecto que parece favorecer la eficacia del tratamiento en esta etapa educativa es la introducción de actividades encaminadas a desarrollar la autorregulación del niño en el entorno escolar.

Los autores concluyen que, en preescolares con TDAH, una actuación preventiva, que favorezca una mayor intervención e implicación del alumno, podrá evitar en un futuro problemas de fracaso escolar y de conducta.

tdah en preescolares

Allí estábamos sentados, una vez más la desesperación se reflejaba en la mirada de alguien que no sabía qué camino debía tomar.

Ella estaba preocupada por su futuro y hablaba sin parar buscando una respuesta; él, inquieto, jugaba con un lápiz que había encima de la mesa.

La primera llamada de atención llegó desde el colegio, su rendimiento empeoraba y sólo recibía comentarios negativos sobre su actitud y comportamiento “parece que no escucha”, “no termina sus tareas”, “se distrae fácilmente” – ¡qué tengo que hacer! exclamó.

Veía que en casa era desordenado, desorganizado, chapucero y entre amigos empezaba a observar que hablaba en exceso,  interrumpiéndolos  y actuaba de forma precipitada sin ver el riesgo que había, le alarmaba  no seguir su ritmo,  y no poder entenderle.

Castigos, discusiones, promesas, nada parecía funcionar para cambiar la situación, fue entonces cuando, tras valoraciones y estudios, escuchó: “TDAH, su hijo padece trastorno de déficit de atención por hiperactividad”.

-Respire tranquila- respondí tras escucharla, en ese momento su cara cambió y atenta, comprendió todas las explicaciones e información que le dí.

Sosegada pudo ver que el futuro de su hijo podía mejorar, que podía recibir la ayuda y el tratamiento necesario para que el TDAH no dificultara su aprendizaje y su vida social.

¿Qué es el TDAH?

tdah inquieto

Es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad cuyos rasgos principales son:

1)   La dificultad para sostener la concentración (déficit de atención), sobre todo en circunstancias que ofrecen baja estimulación

2)   La falta de inhibición o control cognitivo sobre los impulsos, frecuentemente asociadas con inquietud motora (hiperactividad-impulsividad).

* Estos dos conjuntos de signos pueden aparecer por separado o combinados.

A partir de los 7 años aproximadamente ya se puede diagnosticar.  Hay estudios que han demostrado un factor de origen hereditario pero hay un 20% de los casos que no lo son.  Otros estudios evidencian que no hay una transmisión familiar del trastorno.

El TDAH es un trastorno que cuanto antes se diagnostique antes se pone al niño en tratamiento para poder llevar una mejor calidad de vida y es muy importante acudir a un neurólogo para que supervise el caso.

El niño no solo mejorará con la medicación que le ponga el médico, sino que también es muy importante acudir a un logopedaque intervenga en dicho trastorno, mejorando los procesos cognitivos que se encuentran alterados en la población infantil, ayudándoles a controlar su nivel de actividad (hiperactividad), frenar sus pensamientos y comportamientos (impulsividad) y prestar atención a las acciones que realiza (inatención) con el objetivo de regular la repercusión que tiene en el ámbito escolar, social y familiar.

Personajes tan famosos como: Albert Einstein, Mozart, Leonardo da Vinci, Walt Disney,  John Lennon, Agatha Christie y el Príncipe Carlos, entre otros, son algunas de las personas que han sido diagnosticadas TDAH. Si ellos han podido llevar una vida normal… ¿Por qué tu hijo no?

Muchos de vosotros observáis en vuestros hijos una falta de atención, dispersión y un aumento de actividad en los niños con una gran tendencia a auto diagnosticar una hiperactividad sin necesidad de acudir al médico.

Cuando observamos en nuestros propios hijos este tipo de síntomas, lo primero que tenemos que hacer es ir al médico para saber si le pasa algo.  La gran mayoría de las veces este tipo se sintomatología viene acompañada de un fracaso escolar y en algunas ocasiones, son los propios educadores o profesores quienes nos alertan de que algo está sucediendo con nuestros peques.

Desde hace unos cuantos años cada vez se escucha más hablar sobre el TDAH.

Trastorno de atención con y sin hiperactividad

trastorno de atención e hiperactividad

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es una patología de origen neurobiológico, cuyos síntomas persisten en la edad adulta por lo que en la mayoría de los casos el tratamiento debe ser prolongado en el tiempo.

Para que una persona sea diagnosticada de TDAH se deben cumplir una serie de criterios: deben aparecer 6 o más síntomas de inatención y/o 6 o más síntomas de hiperactividad o impulsividad, de aquí es de donde surgen los tres subtipos de TDAH (tipo hiperactivo-impulsivo, tipo inatento y tipo combinado). Estos síntomas deben haber comenzado antes de los 7 años, aparecer en al menos dos ambientes, y deben suponer un deterioro de la actividad social, académica o laboral. Así mismo dichos síntomas no deben deberse exclusivamente a otra condición clínica comoun trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (p.ej., trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o a un trastorno de la personalidad).

Otros síntomas no nucleares del TDAH, pero que pueden cursan con él son: problemas en habilidades sociales, dificultades en el aprendizaje y fracaso escolar. Dificultad en las relaciones interpersonales, ansiedad, depresión, labilidad emocional, frustración y problemas en el control de la ira, sensación de fracaso y baja autoestima, problemas de sueño, abuso de sustancias, etc.

El tratamiento del TDAH esta destinado a reducir los síntomas propios del trastorno, los síntomas asociados y mejorar las habilidades de afrontamiento de los pacientes y su entorno. El tratamiento, en todo caso, debe ser diseñado individualmente por un especialista para cada niño y cada familia.

Independientemente del tratamiento farmacológico prescrito por el neuropediatra es imprescindible el tratamiento no farmacológico que consistente en:

Neuropsicología  paraestimular las áreas cognitivas más afectadas como lo son la atención selectiva, sostenida y dividida, la memoria de trabajo y la capacidad de organización, planificación, flexibilidad, autocontrol y supervisión.Entrenamiento de los padres en habilidades de modificación de conducta, intervención o apoyo en el colegio en las áreas donde el niño está más necesitado y entrenamiento en habilidades sociales.Cuando hay trastornos comórbidos, sobretodo depresión y ansiedad, es fundamental la psicoterapia individual con el niño, de tipo cognitivo-conductual.

Logopedia para intervenir en las dificultades que suelen presentar en tareas de lectura, escritura, cálculo y matemáticas, y otras dificultades comoproducción verbal excesiva, problemas en el mantenimiento del turno de intervención en las conversaciones, etc

En algunos casos también se requiere la intervención del fisioterapeuta ya que en ocasiones pueden aparecer asociados trastornos en el desarrollo psicomotor.

Y por supuesto es fundamental la labor de padres y profesorado  así como el trabajo conjunto de los mismos con todo el equipo terapéutico para ayudar a generalizar las estrategias a todo el entorno del niño, así como para mantener los logros obtenidos.

Charo Ariza
Charo Ariza

Directora en Crene, Profesora en la Universidad Complutense de Madrid, Fisioterapeuta, Master en Patología neurológica y Experta en Concepto Bobath.

0/5 (0 Reviews)