Estimulación cognitiva en pacientes con Alzheimer

Las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (2017) afirman que en el mundo existen alrededor de 47.5 millones de personas que padecen demencia, y en cada año se registran 7.7 millones de nuevos casos. Así mismo, entre un 60% y 70% de los casos presentan Alzheimer.


En 1907 fue descrito por primera vez la enfermedad de Alzheimer por Alöis Alzheimer en el paciente Auguste D., el cual, cuando tenía 51 años presentaba un cuadro clínico de delirios, deterioro progresivo de la memoria y dificultades en el lenguaje con parafasias, pausas en el habla, deterioro de la comprensión, además de la lectoescritura, agnosias e incapacidad para llevar muchas de las actividades de la vida diaria que antes llevaba a cabo.


Podemos definir el Alzheimer como una enfermedad progresiva y neurodegenerativa del sistema nervioso central que se caracteriza por un deterioro cognitivo, conductual y del funcionamiento global con afectación del lenguaje, la comunicación, el pensamiento y las habilidades sociales.


Por este motivo, la estimulación cognitiva es muy beneficiosa en los pacientes enfermemos de Alzheimer.


La estimulación cognitiva son un conjunto de estrategias y técnicas cuya finalidad es optimizar las capacidades cognitivas afectadas y preservadas.


Como ya hemos mencionado anteriormente las capacidades cognitivas van menguando en los pacientes de Alzheimer.

Los beneficios de la terapia de estimulación cognitiva sobre el Alzheimer:

  • Modula el impacto psicosocial del problema de salud; ya que, aumentan las relaciones sociales y aumentan las relaciones sociales entre estos pacientes.
  • Mejoran muchos de los síntomas emocionales que presentan estos pacientes como, por ejemplo; la ansiedad, los síntomas depresivos…
  • Los ejercicios de estimulación cognitiva suponen una prevención y permiten ralentizar el deterioro progresivo del deterioro cognitivo de la enfermedad de Alzheimer
  • Mantienen la capacidad de que estas personas sean capaces de llevar a cabo ciertas actividades básicas de la vida diaria de forma correcta.
  • Mediante los ejercicios se puede favorecer la fijación de conocimiento.
    Son muchos los ejercicios que se pueden hacer en grupo para trabajar todos estos objetivos, permitiendo que se pueda repercutir de la mejor manera en la vida de los pacientes y de sus familiares.


Referencias:

Gajardo, J. (2018). Comentario sobre los efectos de la estimulación cognitiva en la prevención y tratamiento de la demencia. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 56(3), 198-200.

Charo Ariza
Charo Ariza

Directora en Crene, Profesora en la Universidad Complutense de Madrid, Fisioterapeuta, Master en Patología neurológica y Experta en Concepto Bobath.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario