Efectos psicológicos del aislamiento por Covid-19

En los últimos meses hemos vivido una situación sin precedentes: un confinamiento global impuesto en el hogar debido al brote del COVID-19. La mayoría de nosotros hemos estado expuestos a situaciones estresantes sin precedentes y de una duración desconocida.

            Sin duda, esta experiencia ha sido devastadora para los que han vivido la enfermedad en primera persona, o a través de familiares cercanos que pueden no haberla superado. También lo ha sido para los profesionales sanitarios y para todos aquellos trabajadores de empleos de primera necesidad que han arriesgado su salud para mantener los servicios mínimos.

            Sin embargo, poco hemos prestado atención, a todas las personas que han sobrevivido a base de encerrarse a cal y canto en sus casas. A todos esas personas médica y demográficamente vulnerables, que acaparan varios factores de riesgo y que tienen verdaderas razones para temer al COVID-19. Han sobrevivido, pero poco se habla de las secuelas de haber pasado los últimos 4 meses completamente aislados. El confinamiento puede no solo aumentar los niveles de estrés, y desencadenar ansiedad y depresión, sino también interrumpir el ciclo de sueño provocando problemas de insomnio que a su vez deriven en un funcionamiento emocional alterado.

            De  por  sí  las  personas  que  están en aislamiento  social,  con  movilidad restringida y pobre contacto con los demás son vulnerables a presentar complicaciones psiquiátricas que van desde síntomas aislados hasta el desarrollo de un trastorno depresivo, o de ansiedad. Si a esto le sumamos una pandemia, es  importante tener en consideración  la  pérdida  de funcionamiento que puede acompañar a la enfermedad adquirida, y esto a  su  vez  representarse en desmoralización y desamparo, llegando a alcanzar un estado de duelo (Huremovic, 2019).

            Si prestamos atención de entre estas personas a aquellas que ya presentaban un perfil cognitivo alterado por una lesión cerebral o demencia, nos encontramos con un aislamiento que ha provocado en el mejor de los casos un retroceso de los aprendizajes adquiridos hasta el inicio de la pandemia; en el peor, un avance irreversible del deterioro cognitivo que ya amenazaba antes de la crisis. Es por ello que pese a la necesidad de protegerse del COVID-19 hay que tener cuidado con las consecuencias de tanta protección. Sobrevivir, pero ¿a qué precio?

Bibliografía

Huremovic, D. (2019). Psychiatry of pandemics : a mental health response to infection outbreak.

Maria
Maria

Grado en Psicología. Universidad Autónoma de Madrid.

Máster en Evaluación y Rehabilitación Neuropsicológicas. Universidad Camilo José Cela.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Crene centro de rehabilitación neurológica Charo Ariza.

Finalidad: Prestar los servicios solicitados y realizar la gestión contable, fiscal y administrativa, así como enviarle comunicaciones comerciales sobre nuestros productos y/o servicios.

Legitimación: Ejecución de un contrato. Interés legítimo del Responsable.

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, indicados en la información adicional, que puede ejercer enviando un correo electrónico con copia de NIF a nuestra dirección electrónica: crene@crene.es

Procedencia: El propio interesado.

Información adicional: Aqui puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos